Las misericordias de Dios: un estudio de los componentes clave de nuestra salvación

Hombres de la palabra


“Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional.” —Romanos 12: 1


La mayoría podemos recitar Romanos 12: 1 de memoria. Es la principal exhortación del apóstol Pablo en lo que a menudo se llama su mejor carta. Pero nuestra familiaridad con las palabras de este mandato puede llevarnos a pasar por alto una frase pequeña pero crucial: " por las misericordias de Dios".


Esta frase es mucho más profunda de lo que a menudo nos damos cuenta. Con esto, el apóstol nos recuerda que una vida de adoración aceptable, una vida de entrega a Dios como un sacrificio vivo y santo, no se logra por nosotros mismos. Por el contrario, una vida de adoración aceptable es solo el efecto de una causa previa. Una vida de adoración aceptable está motivada por una realidad más fundamental.


Pablo identifica esta realidad más fundamental como "las misericordias de Dios". La palabra "misericordias" enfatiza la piedad o la compasión. Destaca la preocupación de Dios sobre nuestra miserable situación como pecadores. Esta compasión divina es lo que nos motiva a ofrecer nuestras vidas como sacrificios vivos en respuesta.


Pero lo que es aún más notable es que esta frase, "las misericordias de Dios", no es solo una idea abstracta. Con esto, Pablo resume el contenido de los once capítulos anteriores de su carta a los romanos. En última instancia, "la misericordia de Dios" es la frase resumida que representa todas las grandes doctrinas de salvación expuestas por Pablo en Romanos 1–11, e incluye verdades como la justicia, la justificación, la fe, la adopción, la unión, la santificación y la glorificación.


Por lo tanto, Pablo no nos motiva a ofrecernos como sacrificios vivos al señalar todas las cosas que debemos hacer. En cambio, nos motiva al señalar todas las cosas que Dios ha hecho por nosotros en el Evangelio. De hecho, este es el enfoque común en el resto de sus escritos. Antes de prescribir los mandatos, describe lo que ya se ha logrado. Antes de dar imperativos, proporciona los indicativos. Comprender esta relación de causa y efecto es crucial para la vida cristiana.


El miércoles 4 de septiembre, Hombres de la Palabra comenzará una serie de un año centrada en estas "misericordias de Dios". Cada miércoles por la noche se centrará en un componente clave de la salvación. El objetivo es proporcionar definiciones claras y bíblicas para términos tales como elección, expiación, propiciación, llamamiento, regeneración, fe, justificación, adopción, preservación y glorificación. La atención se centrará en mostrar cómo una comprensión más precisa de estas verdades del Evangelio generará una vida de adoración más sincera.


Se invita a hombres de todas las edades a unirse a nosotros el miércoles 4 de septiembre a las 7:00 p.m. en el Worship Center mientras nos embarcamos en un estudio exhaustivo de lo que es más valioso para nosotros: el Evangelio de nuestra salvación.


Para obtener más información, visite la mesa de Men of the Word en el patio o gracechurch.org/motw.


Share