¿Quién es la Iglesia?

A menudo, vemos la iglesia como algo a lo que asistimos o un lugar al que vamos, en lugar de algo que somos. Pero desde una perspectiva bíblica, la Iglesia no es tanto un lugar o un acontecimiento concreto como una identidad corporativa. De hecho, la Iglesia es la familia redimida de Dios, entre quienes Dios se complace en habitar (1 Tim 3:15);⁠ con quienes el Hijo se complace en unirse (Ef 1:13-14); y a quienes el Espíritu se complace en sellar⁠ (Ap 19:7-9).⁠

La palabra comúnmente traducida como "iglesia" (ekklesia) es especialmente ilustrativa. Esencialmente significa una "asamblea" o "congregación" de personas "llamadas" por Dios. Como Iglesia, hemos sido "llamados" por Dios a salir de nuestra lamentable condición de muerte espiritual mediante la obra redentora de Cristo y el poder del Espíritu. Nos hemos convertido en el pueblo de Dios en un sentido particular, capacitados para un propósito que culmina no sólo en nuestra salvación personal, sino también en nuestra adoración constante y colectiva del Dios trino.

Este propósito trascendente de la Iglesia supera las relaciones humanas más estrechas. Incluso en los vínculos más íntimos y estables que tenemos aquí en la tierra, como con los amigos o la familia, la unidad que encontramos puede decepcionarnos, porque depende en última instancia de la integridad de personas caídas. Un rasgo distintivo de la Iglesia es que la fuerza de sus relaciones no depende de los méritos de sus miembros, sino del valor trascendente y el poder unificador de su cabeza, Jesucristo (Col 3:18). ⁠

Dado que la fuente de unidad de la Iglesia se trasciende a sí misma, la aceptación y el sentido de pertenencia que experimentan sus miembros son fiables e inquebrantables. La Iglesia satisface plenamente estos anhelos humanos fundamentales porque su aceptación y pertenencia no se basan en la actuación humana, sino en la perfección divina.

Nuestra apreciación de quiénes somos como Iglesia se profundiza aún más cuando comprendemos por qué se convirtió en una parte tan integral del plan de Dios en primer lugar. Antes de la creación, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo gozaban de un amor y una comunión perfectos. Tan grande era este amor que el Padre prometió al Hijo el regalo de una familia redimida como esposa que le reflejaría. El Hijo correspondió a su amor comprando y redimiendo a este pueblo, y el Espíritu sella a la Iglesia para su unión final y consumada con Jesucristo.

Cuando vemos que, como pueblo de Dios, hemos sido elegidos incluso antes de que comenzara el tiempo, nos vemos obligados a participar voluntariamente en su hermoso diseño de la Iglesia. Esta es la gloria de nuestra identidad corporativa como cristianos, juntos como una familia espiritual que anhela estar finalmente unida a nuestro Señor Jesucristo.  Mientras esperamos ese día final, nos comprometemos con Cristo, nuestra Cabeza, y naturalmente con su cuerpo, a través del cual nos hacemos más semejantes a Él.