Influencia impredecible

Promesa de fe

Cuando dejas caer una piedra en un estanque, el agua ondula y retumba inmediatamente, alcanzando y extendiéndose continuamente más allá de lo que el ojo humano puede percibir. De la misma manera que esta pequeña acción hace un cambio significativo, los efectos de dar tienen un efecto profundo y de gran alcance en el trabajo de las misiones globales.

La promesa de fe, es una plataforma a través de la cual puede dar para apoyar el trabajo fiel y dedicado de nuestros misioneros de GMI en todo el mundo. La provisión en diversos aspectos de las necesidades del ministerio de un misionero afecta directamente a la congregación que él está pastoreando; beneficia a los hombres que está entrenando y a la comunidad donde está derramando su vida como sal y luz. El Señor está utilizando este efecto ondular para construir Su Reino en cada nación y en cada generación.

El año pasado, los fondos de las promesas de fe brindaron apoyo clave para muchas de nuestras iniciativas y necesidades misioneras de GMI. Las promesas de fe, desempeñaron un papel clave en una campaña conjunta destinada a aumentar la cantidad final necesaria para comprar un edificio de la iglesia en Génova, Italia. Se brindó apoyo financiero para apoyar una importante conferencia pastoral que se celebró en Oriente Medio. Los recursos se utilizaron para ayudar a pagar la escuela de idiomas para una de nuestras familias misioneras con destino a Madagascar. Y las promesas de fe cumplieron un papel importante en la ayuda con los gastos de salida necesarios para una familia misionera GMI que ahora está ministrando en Argentina.

Mientras esperamos lanzar otro año de nuestra campaña de Promesa de Fe, no pierda la oportunidad de participar en la proclamación del Evangelio y la labor de equipamiento que se lleva a cabo alrededor del mundo. Por favor, considere orar sobre una cantidad que le gustaría confiar en el Señor para que la provea durante los próximos doce meses. Llene la tarjeta incluida en las ediciones de mayo de Grace Today y colóquela en el plato de ofrendas o en la mesa de  promesa de fe en el patio.

Nunca se sabe el alcance que podría tener una pequeña piedra.


Share