Predestinado a la adopción

Una de las doctrinas más preciosas de toda la Escritura es la doctrina de la adopción. En la justificación, Dios perdona nuestros pecados y nos declara justos a través de la obra expiatoria de su Hijo. Aunque eso es un privilegio inmenso, Dios hace más que liberarnos de la culpa como nuestro Juez. Nos toma a nosotros, criminales culpables, nos libera de nuestra esclavitud al pecado, y nos hace miembros de su propia casa (Efesios 2:19), adoptándonos como sus propios hijos e hijas (Gálatas 4:4-7).

Como resultado de recibir esta gracia, los cristianos deberían estar muy ansiosos por dar este regalo a los demás, no sólo hablando del evangelio para que otros se salven, sino también imitando a nuestro Padre y convirtiéndonos nosotros mismos en padres adoptivos. Mayo es el mes de la concientización sobre el Foster Care (por su definición en inglés, es el cuidado temporal de un niño mientras se resuelve su situación de custodia), lo que significa que nuestra familia de la iglesia tiene una gran oportunidad de conocer nuestro ministerio Hands for Hope, que proporciona consejería y recursos a las familias que están considerando el Foster Care y la adopción. Lea los testimonios que aparecen a continuación sobre la experiencia de algunos de nuestros miembros con el Foster Care y la adopción, y considere en oración si el Señor pudiese guiarle a usted también a servir de esta manera.

Rusty y Summer Page
Entrar en el mundo del Foster Care y la adopción es sin duda un viaje de fe. Recibir a alguien nuevo e invitarlo no sólo a nuestro hogar, sino también a nuestra familia, nos llevó a la primera línea de la batalla. Desafió a nuestra familia a salir de la zona de confort a la que tan a menudo nos aferramos. Pero también nos dio la oportunidad de compartir el evangelio, con los niños a nuestro cargo, con sus padres biológicos y también con nuestros otros hijos cuando nos observan caminar con el Señor a través de las inevitables pruebas. Pudimos modelar la lucha por confiar en el Señor con todo nuestro corazón de maneras que no habrían sido posibles de otra manera. Lo más importante es que la crianza y la adopción nos han dado una visión única del amor que nuestro Padre celestial tiene por nosotros, junto con la oportunidad de extender ese amor a los que sufren.

Tim e Isabel Hunter
A través del humilde viaje de la adopción, nuestra familia ha experimentado de primera mano la comunión con Dios, mientras su plan soberano para nosotros se desarrollaba ante nuestros ojos. Nos hemos asombrado de la precisión de su perfecta orquestación de personas, lugares y tiempos en nuestra adopción. Como resultado, nuestra confianza en Él ha crecido exponencialmente, y hemos aprendido cada vez más a no confiar en nuestra propia y limitada comprensión. También tenemos el privilegio de poder servir a los padres biológicos de nuestros hijos, que valientemente eligieron la vida para sus bebés y nos confiaron la crianza en el Señor. Qué bendición ha sido ver al Señor cumplir su voluntad y glorificarse en nuestra familia.

Sheldon y Alana Ko
El Foster Care puede dar miedo. Lo fue para nosotros. ¿Cómo sería tener un nuevo niño en nuestra casa? ¿Cómo responderían nuestros hijos? ¿Cómo afrontaríamos el dolor si el niño volviera con sus padres biológicos? Pero nuestras preocupaciones se vieron superadas por la oportunidad de ayudar a los niños necesitados, de hablarles de Jesús y de llevar el evangelio a sus familias. Para nosotros, el Foster Care era una clase vital en la escuela de la providencia de Dios. Cuando un niño dejaba nuestro hogar, Dios nos consolaba. Cuando las decisiones judiciales eran injustas, Dios nos recordaba que Él estaba al mando. Cuando los tiempos eran difíciles, aprendimos a amar a Cristo y a los demás más que a nosotros mismos. Y después de que varios niños de Foster Care abandonaran nuestro hogar, Dios nos permitió, con su gracia, adoptar a dos hijos a través del Foster Care. En ellos, seguimos aprendiendo más del amor de Dios por nosotros, sus hijos e hijas adoptivos por medio de Cristo (Efesios 1:5).

Pase por la mesa del patio el domingo 23 de mayo o visite gracechurch.org/h4h para obtener más información.


Share