Compañeros de trabajo en la verdad

Hablando la verdad en amor, debemos crecer en todos los aspectos en Aquel que es la cabeza, es decir, Cristo, de quien todo el cuerpo, ajustado y sostenido por lo que cada coyuntura aporta, según el funcionamiento propio de cada miembro, hace crecer el cuerpo para su edificación en el amor. Efesios 4:15-16

En los meses y años que siguieron a la ascensión del Señor Jesús al cielo, la iglesia primitiva comenzó a cumplir la Gran Comisión del Señor de hacer discípulos a todas las naciones. A medida que la iglesia crecía y el evangelio se extendía, se produce un hecho significativo en Hechos 13: el Espíritu Santo ordena a los apóstoles que "aparten... a Bernabé y a Saulo para la obra a la que los he llamado". Este momento marcó el primer envío de misioneros comisionados por una iglesia local para predicar el evangelio y plantar nuevas iglesias en Judea, Samaria y hasta los confines de la tierra.

Al leer estos viajes misioneros en los Hechos y en las epístolas de Pablo, no sólo somos testigos del impacto global de los esfuerzos de Pablo, sino que vemos que se desarrolla otro tipo de ministerio en segundo plano, que Pablo consideraba vital para el suyo: el ministerio de ayuda y apoyo que otros creyentes daban al Apóstol mientras realizaba el trabajo para el que el Espíritu Santo le había apartado. De vez en cuando, en las cartas de Pablo, vemos destellos de este ministerio. Filipenses nos muestra a Epafrodito, que bendijo y animó a Pablo incluso a riesgo de su propia vida. En Romanos, el corazón de Pablo se desborda en el último capítulo cuando saluda a varios creyentes, refiriéndose a muchos de ellos como "compañeros de trabajo" o "compañeros de prisión". En 2 Timoteo, Pablo pide a Timoteo que le traiga a Juan Marcos, que había abandonado a Pablo en Panfilia, pero que ahora había crecido hasta el punto de que Pablo lo consideraba "útil para mi servicio."

Estos fieles siervos y, sin duda, muchos otros que no se mencionan por su nombre en las Escrituras, prestaron un servicio y un apoyo importantísimos a los primeros esfuerzos misioneros, a menudo, como fue el caso de la vida de Epahroditus, con gran riesgo personal. Estos ejemplos ilustran el cuerpo de Cristo en acción, en el que cada parte cumple funciones diferentes pero esenciales.

Es en este espíritu de servicio y amor entre el cuerpo de Cristo que enviamos equipos de ministerio a corto plazo (STM) cada verano para edificar y animar a nuestros misioneros. Además de bendecir a nuestros misioneros, los viajes de STM son una maravillosa oportunidad para trabajar juntos con creyentes de ideas afines y para aprender más sobre lo que el Señor está haciendo alrededor del mundo. Muchos de nuestros misioneros pueden mirar hacia atrás y ver cómo el Señor usó un viaje a corto plazo como un paso temprano en su camino hacia el ministerio a tiempo completo en el extranjero.

Hoy marca el comienzo de una nueva temporada de STMs en Grace. Diez equipos han sido solicitados por nuestros misioneros o socios del ministerio y todos los miembros de Grace Church que tienen 18 años o más están invitados a aplicar para unirse a un equipo.

Los equipos realizarán una amplia variedad de ministerios, incluyendo la evangelización, el apoyo a las conferencias, la organización de Escuelas Bíblicas de Vacaciones con las iglesias locales, y más. Para saber más sobre los viajes de STM en 2022, por favor únase a nosotros hoy para una breve reunión informativa.

Para más información o para solicitar unirse a un equipo, visite gracechurch.org/stm o póngase en contacto con la oficina de STM en el 818-909-5702 o stm@gracechurch.org.

Equipos 2022

Colombia (Santiago Armel)
Ecuador (Sixto Dormi)
Alemania (Christian Andresen)
Honduras (TMAI Honduras)
México (Alberto Solano)
Filipinas (Sean Ransom)
Polonia (Christian Andresen / Greg White)
España/Sudáfrica (David Robles / David Beakley)
Reino Unido Islas del Canal (Leon Coates)
Ucrania (Greg White)


Share