Una alta visión de Dios

Ya sea que este sea su primer domingo o que haya sido parte de nuestra familia de la iglesia por años, nuestra esperanza es que usted sepa lo que nos distingue como iglesia. No son las relaciones que disfrutamos con nuestros hermanos y hermanas en Cristo, y no es la variedad de grupos de compañerismo que se reúnen los domingos por la mañana. Ni siquiera es nuestro hermoso campus. Aunque todas estas son bendiciones maravillosas que mejoran nuestro ministerio, no son las que definen nuestro propósito o llamado. En última instancia, es la verdad de Dios la que informa todo lo que hacemos en Grace Church. En cada púlpito, aula y grupo pequeño, la Palabra de Dios es exaltada aquí.

El mes pasado dimos la bienvenida a cuarenta y cinco nuevos miembros que completaron una encuesta sobre las realidades bíblicas que forman el fundamento de nuestra iglesia. Una de las realidades más importantes es que tenemos una visión elevada de Dios porque sabemos quién es. Nuestro Dios es santo (Isaías 6:3, 43:15); nuestro Dios es justo (Salmo 71:19; Deuteronomio 32:4); nuestro Dios es justo (Salmo 97-8, Romanos 12:19). Él es quien define lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto, y el propósito del hombre en el mundo (Isaías 43:7). Como creyentes, esta elevada visión de Dios nos obliga a parecernos más a Cristo y nos impulsa a buscar la santidad y la santificación en nuestras vidas.

Una visión elevada de Dios es imperativa porque sin ella, caemos fácilmente en la tolerancia del pecado. Cuando no exaltamos a Dios en nuestra adoración, ponemos en peligro la pureza de la iglesia y atenuamos la luz que Dios diseñó para que su cuerpo fuera en el mundo; inconscientemente reemplazamos a Dios con el hombre como el foco y la razón para reunirnos en el Día del Señor. Una iglesia con una visión baja de Dios eventualmente se convierte en un ministerio centrado en el hombre donde glorificar a Dios es una idea de último momento.

Aquí en Grace Community Church, nuestra alta visión de Dios se muestra en nuestra predicación. Llena el contenido de nuestra música, e influye en la sustancia de nuestros programas. Es la motivación y el enfoque de nuestro alcance. Como dijo A.W. Tozer, "Siempre lo más revelador de la Iglesia es su idea de Dios".


Share